Inicio Deportes Ayudan con futbol a cientos de niñas

Ayudan con futbol a cientos de niñas

El futbol puede ser un deporte o convertirse en un agente de cambio para salvar a las niñas y adolescentes de matrimonios forzados por usos y costumbres.

La organización She Wins, fundada por Cecilia Vales, ha documentado casos donde niñas que formaban parte de su programa, cuya misión es usar el deporte y la educación para su desarrollo social, personal y profesional, han abandonado el espacio al ser puestas en venta por sus familias para casarse, pactos de los que no se enteran hasta que tienen que contraer matrimonio, forzadas a cambiar el balón por una vida que no eligieron.

“A los 12 años la vida de una niña cambia, cambia porque nuestro cuerpo cambia, y al momento de tener tu menstruación pasas de ser una niña a una mujer, y a los 12 años ya te vendieron, y a los 16 seguro tienes un hijo, si logras sobrevivir a ese embarazo después tienes que mantener a tu familia y muchas mujeres tienen que vender su cuerpo”, profundiza Vales en entrevista a CANCHA.

“Si a los 12 años le das acceso a educación, que pueda ser parte de un equipo deportivo, tener una comunidad, ir al doctor, que se sienta segura y tener voz para saber qué quiere hacer en su vida: invertir en una niña es cambiar generaciones”.

Para romper el esquema de una comunidad que defiende sus usos y costumbres, el diálogo con la familia y los líderes comunitarios puede tomar años de acuerdo con Cecilia, quien ha trabajado con She Wins en la Península de Yucatán, en comunidades rurales y mazahuas, en el Estado de México, en Morelos y Ciudad de México.

Cambiar de raíz la idea de que los niños son los únicos que traen bonanza a la familia es uno de los principales obstáculos a los que se han enfrentado.

“En ciertas poblaciones nos ha tocado oír de la venta de niñas y ‘dejó de venir al programa de futbol porque se la llevaron al pueblo de a lado y la vendieron para que se casara’ o la simple prohibición de no jugar cualquier deporte porque eres niña, son pocos los papás que defienden los derechos de sus hijas”, explicó.

El mayor riesgo de mortalidad materna corresponde a las adolescentes de menos de 15 años.

Las complicaciones del embarazo y el parto son una de las causas de muerte principales de las adolescentes en la mayoría de los países en desarrollo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

LES DAN UN BALÓN

Sin embargo, la vidas de decenas de niñas y adolescentes han cambiado en el trabajo con las academias y clínicas deportivas, talleres de habilidades para la vida, clases de inglés, cursos para entrenadoras, diplomacia deportiva e intercambios internacionales de aprendizaje y servicio que les ofrece She Wins, fundada en 2015.

“Tenemos niñas, ahora adolescentes, que llegaron con nosotros cuando tenían 7 años, han pasado por los programas con la alianza de Futsat. Hemos tenido un efecto positivo en su vida con la esperanza de que sean las líderes en nuestro país y dejen mejor este lugar de como lo encontraron”.

She Wins le ha dado un balón a 4 mil 200 niñas para cambiarles la vida que tenían como destino.

PROYECTOS ALTRUISTAS LLEVAN A KAREN AL TRI

Karen Monroy tocó un balón cuando tenía 8 años y a partir de ahí empezó a driblar las adversidades y a cambiar su vida… ahora está más cerca de jugar en la Primera División.

A esa temprana edad formó parte de un proyecto para niñas de escasos recursos del DIF de Tlalnepantla y comenzó a entrenar en las canchas de la Academia FutSat, luego, tras el término del convenio, Regina Vivanco, directora deportiva de Futsat femenil le otorgó una beca del 100 por ciento para que su sueño deportivo continuara, pues sus padres no podían cubrir los gastos.

“Muchos papás no tenían dinero para apoyar a las niñas. Les dábamos los entrenamientos gratis y después de 6 meses no pudieron traerlas. Y entre esas niñas estaba Karen, sus padres me dijeron que le gustaba mucho jugar, y si podía seguir con su beca. Ama el futbol, ha sido muy dedicada”, contó Regina Vivanco, auxiliar técnica de Roberto Medina en Tigres Femenil.

El talento y multifuncionalidad de Karen en el campo la llevaron al programa de la organización She Wins, fundada por Cecilia Vales, como parte del plan donde usan el deporte y la educación como herramienta para el desarrollo social.

Consideran que es más rentable invertir en el desarrollo de las niñas y mujeres a largo plazo para atacar la pobreza extrema.

“Me dieron la oportunidad de participar en el programa de la Embajada de Estados Unidos por dos años, sin costo, conviví con jugadoras americanas, el propósito de ese viaje era platicar con ellas en inglés.

“Era un poco complicado porque los tiempos que teníamos eran muy ajustados, después de comer, tomaba clases de inglés y luego el entrenamiento, después llegaba a mi casa y hacía tarea”, recordó Karen.

A los 12 años viajó a Minnesota a un torneo de futbol, ahí aprendió sobre la multiculturalidad.

En junio de 2021, Ana Galindo, entrenadora de la Selección Mexicana femenil Sub 17 convocó a Karen al Centro de Alto Rendimiento para hacer un campamento con el conjunto tricolor.

La vida y el balón, le siguen sonriendo a Karen.