Inicio Portada Hay un 15% de niñas reclutadas por crimen

Hay un 15% de niñas reclutadas por crimen

MADRID, SPAIN - APRIL 25: Olimpia and Maya, the photographer's 3-year-old daughters, look out of the window a day before they are allowed to go outside on April 25, 2020 in Madrid, Spain. Starting last week, some businesses deemed non-essential have been allowed to resume operations, and it is expected that from April 26 children under 14 will be allowed to come and go from their homes more freely. Spain has had more than 219,000 confirmed cases of COVID-19 and over 22,000 reported deaths, although the rate has declined after weeks of lockdown measures. (Photo by David Benito/Getty Images)

Pese a que la proporción de niñas reclutadas por la delincuencia organizada es menor que de los niños, un 15% frente a un 85%, éstas realizan los mismos crueles trabajos que se encargan a los hombres, según un estudio de Reinserta.

Todo puede comenzar con la violencia familiar, luego la calle, las drogas, el robo, el asesinato e incluso el cruel descuartizamiento de seres inocentes sin sentimiento de culpa alguno.

Tal fue el caso de Vania, quien fue detenida a los 15 años por un homicidio, pero no fue su primer asesinato.

De acuerdo con el reportaje Menores involucrados en la delincuencia organizada, transmitido en el espacio informativo de Ciro Gómez Leyva, en Imagen Noticias, Vania se unió a la delincuencia para subsistir.

A los 11 años se quedó sola en Ecatepec. Su padre se fue de la casa después de casi matarla a golpes, su madre decidió seguirlo y dejar solas a sus dos hijas. Poco después, la hermana mayor de Vania también se fue y tuvo que buscarse la vida.

Una parte cruel de la vida real, Vania contó cómo era ese trabajo encomendado: le corté toda la cabeza con el vidrio. Todo, todo, lo degollé. Agarro su cabeza, lo agarro de las orejas y le dije que eso le pasaba por pasarse conmigo y había una varilla, la clavé, le empecé a quitar la piel, los ojos, rompí el cráneo, le saqué el cerebro y así se quedó.

A los 13 años, Vania se enteró de que estaba embarazada, tenía 5 meses, y decidió dejar de drogarse; su bebé nació sano, pero después siguió con enervantes.