Inicio Sociedad Legalización de la mariguana en México: ¿‘un dolor de cabeza’ más que...

Legalización de la mariguana en México: ¿‘un dolor de cabeza’ más que un alivio para los cultivadores locales

 Por primera vez desde que María recuerda, más de 20 kilos de mariguana -la mitad de la producción de esta temporada que debería haberse vendido antes de acabar el año- siguen almacenados en su rancho, uno de los muchos que llenan la sierra de Sinaloa, cuna del narcotráfico mexicano y de algunos de sus capos más famosos, como Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Sentada en su casa, una sencilla construcción de madera asomada a unas montañas que parecen no acabar y desde las que se han exportado toneladas de droga a Estados Unidos, esta mujer de 44 años con cuatro hijos reconoce no saber mucho de política, pero sospecha que su mala suerte tiene que ver con el proceso de legalización del cannabis en el que México está inmerso.

“Nunca nos había pasado cosecharla y tenerla encostalada”, afirma la sinaloense que pide no dar su nombre completo, ni su ubicación porque en la sierra que ro

La oleada de legalización del cannabis no sólo con fines médicos sino también lúdicos llegó primero a Uruguay y Canadá y ahora se extiende por varios estados de Estados Unidos.dea Badiraguato, siempre controlada por el crimen organizado, una palabra de más puede ser peligrosa.

En México la ley comenzó a negociarse en 2019 y aunque avanzó en el Congreso este año, quedó de nuevo bloqueada en el Senado este mes y, como pronto, no saldrá adelante antes de septiembre.

Sin embargo, en las familias mexicanas que se han dedicado al cultivo de la mariguana generación tras generación la situación está creando incertidumbre. En los últimos cinco años el precio ha caído a la mitad pero ahora muchos temen que baje todavía más. Y nadie sabe cuál será la postura que tomarán los “señores”, los grandes capos, frente al nuevo negocio legal.

El cannabis sigue siendo la droga más consumida del mundo, según la ONU, pero es cada vez menos rentable para los cárteles frente al lucrativo negocio de las drogas sintéticas, como el fentanilo, según los expertos.