Inicio Sociedad Menores migrantes separados de sus familias sufren ataques de pánico

Menores migrantes separados de sus familias sufren ataques de pánico

El Paso., Los paramédicos eran llamados con frecuencia para responder a ataques de pánico tan severos que los puños parecían pelotas y les temblaba el cuerpo. Los episodios generalmente se producían después de que otros chicos se iban para reunirse con familiares y ellos se quedaban en el albergue de emergencia más grande creado por el gobierno de Joe Biden para alojar a los menores que habían cruzado solos la frontera entre México y Estados Unidos.

Las condiciones descritas por una voluntaria que pasó dos semanas de mayo en el albergue de Fort Bliss, en El Paso, Texas, ponen de manifiesto la desesperación y el estrés de miles de niños que son retenidos en instalaciones sin licencia para atender a menores, a la espera de reunirse con algún familiar que viva en Estados Unidos.

Algunos tenían marcas en los brazos que parecían indicar que trataron de lastimarse, y se instruyó a los voluntarios que sacaran tijeras, lápices e incluso cepillos de dientes que podrían ser usados como armas. Si bien las niñas hacían figuras de papel y pulseras de la amistad, los varones se pasaban el día durmiendo, según la voluntaria. Algunos llevaban dos meses allí.

La mujer habló a condición de no ser identificada porque no estaba autorizada a comentar en público lo que vio en la base del 12 al 25 de mayo. Admitió que se sintió obligada a hablar por la desesperación que observó. Lo que contó refrenda mayormente lo que declararon a la agencia de noticias Associated Press activistas que visitaron el albergue hace poco.

Las condiciones generan alarmas acerca de por qué toma más de un mes, término promedio, entregar a un menor, cuando la mayoría tienen familiares en Estados Unidos.

Hasta el 31 de mayo, casi 9 mil menores habían pasado por instalaciones sin licencia y 7 mil 200 por albergues con licencia, de acuerdo con documentos del gobierno.

La voluntaria fue una de más de 700 que trabajaron en el lugar cuando Fort Bliss albergó a más de 4 mil 600 menores en carpas militares con aire acondicionado llenas de catres militares. Actualmente hay unos 2 mil 500.